Regresar al Portal
Especiales Inicio Subscripci�n a los Feed de Argentina Folclore


Entrevista a Carlos Marrodán.

Carlos Marrodán

Carlos Marrodán es un referente indiscutido de nuestra música popular. Formó parte del Grupo Vocal Argentino, Los Arroyeños y Los Nombradores. Además, realizó trabajos conjuntos con Raúl Carnota y Eduardo Spinassi, entre otros.

Actualmente, se encuentra radicado definitivamente en Santiago del Estero dedicando gran parte de su tiempo a su otra pasión, la cirugía infantil, y ocupando el cargo de director del Hospital de Niños Eva Perón de dicha provincia.

Sus composiciones fueron grabadas por importantes artistas de nuestro país. Junto a algunos de ellos, editó recientemente un trabajo discográfico titulado “Salitral”.

En una entrevista realizada en su casa, en exclusiva para Argentina Folclore, Carlos hace un poco de historia, debate, opina y cuenta todo acerca de sus más recientes proyectos.

- ¿Cómo surge su vocación musical?
- Los comienzos en la música son en la casa, siempre se escuchó música de todo tipo. Era muy libre, el repertorio muy variado, no había límites. Se escuchaba mucho jazz, folclore que viene un poco de la familia de mi mamá que es gente venida del interior a la ciudad. Empecé a escuchar de todo un poco en Buenos Aires. En el folclore, los primeros pasos que di fue tocando gatos y chacareras en el piano y de ahí, de andar mucho por el interior, por el NOA que es la zona más rica en expresiones musicales; mas intensa, mas variada y llevadera.

- ¿Cuáles fueron sus primeros pasos a nivel profesional?
- Yo andaba entreverado en la peña de los Farías Gómez que se llamaba “La Tribu”, en esa época y un día me enteré que se iba Hugo García de Grupo Vocal Argentino por el año 67 y me fui al ensayo. Me abre la puerta Batalle y me dice: ¿que quieres pibe? y yo le dije “vengo a cantar en el Grupo Vocal Argentino”. Estaban probando cantores de semejante talla y aparece un tipito de 17 años diciendo que quería cantar con ellos. El Chango me hizo entrar y me probó, me decía: “vos sabés este tema”, “si”, y ¿este otro?, sí, y ¿qué voces hacés?, “todas”, ¿cómo todas? los había escuchado tanto que me sabía todas las voces de los cinco que cantaban en ese momento. Se mataba de risa porque yo era un nene y Chango utilizó su palabra más frecuente “fenómeno, vamos a tomar un café”, y allí me dijo “sos muy chico” y yo le dije “no importa, yo estoy estudiando medicina, estoy en el curso pre medico.
En ese momento el Grupo Vocal Argentino duró muy poco porque comenzaba la apertura por razones de filosofía, no se sabía que hacer, si folclore o música internacional, Batalle venía del jazz, quería hacer otro tipo de música…bueno…se desarmó. Un tiempo después apareció Eduardo Curetti, D’ Agostini y otra gente más que tenía un grupo y me dijeron si quería hacer los arreglos; se los hice, estaba muy influenciado por el Chango, si uno más o menos conoce como es la música nuestra: como armoniza, como utiliza los contrapuntos, como utiliza las onomatopeyas; no hay otro que las utilice como él para sacar una chacarera. Muchos grupos vocales trataron de hacerlo, pero no sale. Yo les muestro los dos arreglos y me dicen que le pongamos Grupo Vocal Argentino, “te doy el nombre”, dijo el Chango. Seguimos trabajando, hicimos casi veinte temas; el Chango participó en algunas cosas, arreglando algunos desarreglos míos (risas) y justo sale cuando el Chango se va de Argentina por razones políticas, como muchos de nosotros no estaban ideológicamente de acuerdo con lo que estaba pasando. En el año ´75, previo al genocidio, Piero ya había sido amenazado y el Chango decide irse porque había recibido algunos avisos y me dejó el grupo y seguimos un tiempo más, bastante largo, en ese momento era un octeto vocal.
Después el grupo sufre un período de depresión en el ´78 porque no nos dejaban cantar, nunca supimos por qué, quizás caímos dentro de un grupo de músico que no eran bienvenidos; no nos pasaban por las radios, no nos llamaban a tocar en lugares oficiales o festivales, nos cortaron todo. Además teníamos un representante fuerte que también era el de Los Chalchaleros, o sea que era un tipo que nos ponía bien y un día ese muchacho no nos pudo poner en ningún lado. Pensamos en cambiar el nombre, pero no, para nosotros era como llamarnos Einstein, eran muchos años de trabajo y era lo que nos definía, era un grupo vocal argentino y no cambiamos el nombre.
Luego surgió en el ´82 porque volvió el Chango de Europa, participó y participa esporádicamente del grupo. Él encaró “Changos y sus amigos”, donde estuvimos trabajando unos cuantos; después de ahí salió “MPA”, luego “La Manija” y el Chango sigue haciendo sus cosas utilizando su capacidad vocal, instrumental y todo. Chango es el Piazzolla del folclore argentino, siempre marca el rumbo, siempre está un poquito mas adelante.
Antes de eso yo había cantado con “Los Arroyeños”, fue una experiencia muy linda porque eran buena gente, canté un tiempo en “Los Nombradores” cuando tenía 16 años; estuvimos con ellos en Cosquín, yo tenia una cara de susto. También fue una experiencia muy linda porque eran muy buenos músicos. Pero Los Arroyeños eran amigos y era una cosa muy abierta porque son muy familieros, son gente muy cálida e interesante. Lo que pasa es que la experiencia con Chango es alucinante, el Chango es un genio, es un maestro. Y ahora les mando los arreglos por Internet o por ahí me hago una corrida a Buenos Aires y les tiro un par de arreglos. Y aquí con los changos hacemos un par de cosas, grabamos, tocamos, nos sacamos el gusto de seguir haciendo la música.

- ¿Cómo continúa la historia luego del Grupo Vocal Argentino?
- Yo compuse algunas cosas interesantes, con los que mejor trabajo es con dos tucumanos, uno es Poli Soria que para mí es el mejor poeta del NOA en este momento, después de Castilla creo que la posta la tomó él. Es brillante, descarnado, la palabra para mí es “un romántico descarnado”. Y con Rubén Cruz que es un amigo, que es un tipo muy prolífico: hace poesía, música y con él hicimos cosas lindas. Después, algunas cosas hice solo; otras con Raúl Carnota, con el que tocamos en un trío un tiempo, que sonaba muy lindo con Eduardo Spinassi. Me acuerdo que hacíamos un ciclo en La Trastienda y primero venía el Mono Villegas, que tocaba un rato y después tocábamos nosotros. Y a él le gustaba, entonces se daba el derecho de presentarnos, decía “bueno, vamos a presentar a este trío, tocan fenómeno los muchachos; está Espinardi (siempre le erraba), Marrodein baterista de raza negra” (risas); yo tocaba la percusión y a veces la guitarra. Siempre nos presentaba mal, espantoso. La pasábamos bien, en realidad, siempre la pasé bien con los músicos.
También alternando con la cirugía infantil, que es casi mi razón de vivir y ahora ya definitivamente aquí en Santiago, armando cosas con los amigos, yendo mucho al interior a cantar vidalas y escuchando cantar, aprendiendo todo eso como para darle sentido. Volviendo a empezar, pero tomando desde otro lado la cosa, no desde la música sino desde las cosas que le dan origen a esa música, porque hay cosas que uno comprende si se va a Barrancas, Salavina o Chilca Juliana. Hay que estar allí un rato y comprender por que las cosas son como son; esa comprensión llega sola, no llega por las vías por la que uno está acostumbrado, a uno le llegan las cosas por otro lado y creo que uno las interpreta mejor.

- Hablemos un poco de su estilo, sobre lo que dijo fuera de micrófono ¿para qué compone Carlos Marrodán?
- Son las vivencias de uno. Yo compongo poquito, pero en general compongo sobre cosas que he vivido. Los compositores mas altos inventan las cosas, yo simplemente interpreto lo que me pasó, puede ser el salitral, Carolina (su esposa) o algo que me pasó y nada mas. La música tiene, aunque parezca mentira, a veces al escuchar influencias de Santiago y del NOA en general, las cadencias.
Lo que pasa es que yo tengo mucho jazz metido en la cabeza desde chico y no puedo evitar eso, me voy para ese lado. Creo que uno tiene que tener la libertad de hacer lo que le parece con la única condición de querer las cosas que uno hace y querer a la gente que representa eso. Si uno lo hace con amor y con verdadero compromiso, yo creo que esta bien lo que hace. Y por más que suene mejor o más convocante, no está tan bien los que lo hacen con otros objetivos o razones: dinero, fama y mujeres. Yo tengo un montón de mujeres, Carolina me dio un montón de mujeres, con el dinero que gano me alcanza y famoso ya no voy a ser, lo que me gustaría ser es tristemente célebre (risas). Así que me dedico a componer simplemente, cuando compongo o hago música, cuando hago o arreglo, simplemente por el placer que me da poner las cosas en música. Ahora empezamos a trabajar con Raúl Dargoltz, que es un personaje del teatro de Santiago en “Ollantay”, que es una obra de teatro de Ricardo Rojas, muy antigua e interesante que plantea un conflicto con la tierra, pero ambientada en nuestro continente. Estamos empezando a trabajar en la música de la obra, es muy fuerte. Ya trabaje con Dargoltz en “Hacha y Quebracho” y fue una buena experiencia.
Lo que a mí me preocupa es la palabrita que siempre se mete en el medio de nuestra música que es la palabrita “popular”, que yo creo que es el justificativo para que mucha gente haga música fácil y si popular es sinónimo de representar, de alguna manera, con todas las dificultades que significa hacerlo seriamente, algunas de las experiencias del lugar donde vivo entonces me gusta la palabra. Pero si es buscar el éxito fácil, vender muchos discos y fama, dinero y mujeres, ya no me gusta la palabra popular porque no tiene el significado que yo le doy. Sería más fácil por ahí sacarla, decir que uno hace música, es más simple. A lo mejor sería eso, pero es un conflicto que siempre tuve porque yo digo “caramba, si yo siempre hice música popular ¿por qué la escucha tan poca gente?” (risas).

- ¿Quiénes son los músicos dentro de este marco que le gustan? ¿Cuál es su concepto de “popular”?
- Los músicos que en teoría hacen música popular y a mi me gustan, pueden ser Juan Quintero, Roberto Calvo, Raúl Carnota y otros tantos que andan por ahí. Yo te nombré estos porque dicen que son populares. Y ¿qué es lo popular? para nosotros dicen que hacen música popular porque representan a la gente que uno quiere, al pueblo. La música por encargo u objetivos materiales se divorcia del arte y termina siendo un rejunte de notas fáciles y repetidas, con una letra fácil de recordar. A eso lo mueven las palmas, generalmente mal hechas que tiene el problema de alegrar las cadencias de ritmos tan interesantes como los nuestros en los que se mezclan tantas razas y tantas visiones cosmogónicas de todas esas razas. Entonces uno no sabe si la chacarera se escribe en 2 o en 3, porque yo puedo escribir una chacarera en 2/4, en 2/8 o en 6/4 quizás como la vio el español o como la vio el indio; porque el indio vivió de día y de noche, con la vida y la muerte, el indio era binario porque veía las cosas de a dos y el español que venia de un Barroco en el cual lo natural se había empezado a modificar quizás tenia una música de tres y el indio vivió tres de dos, y si decimos tres de dos, te sale la chacarera, o la vidala, o una zamba, o un vals peruano, con las cadencias de cada lugar. Pero para mí es eso, el original de la tierra, binario por excelencia; y el complejo hombre de Europa que venia terciario por invento y resultó en estos ritmos tan raros que cuando uno los toca la gente se alucina y no sabe si escucha un binario o un terciario. Pero bueno, son pensamientos míos, no sé como llegué hasta ahí…

- ¿Qué nos puede contar acerca de su trabajo discográfico?
- Nunca grabé un disco mío y los amigos empezaron a decir que lo hagamos, me empujaron a grabar. Se grabó entre amigos, con mucho calor y entusiasmo, es una mezcla de temas míos y de gente muy importante como es el Chivo Valladares o Atahualpa Yupanqui. Tiene muy distintos colores, desde una voz con un piano hasta una composición de tipo sinfónica con coros, cuerdas, flautas y percusiones complejas. Tiene la característica de que todo el disco no tiene guitarras, no sé por que no pusimos guitarras… hay mucho piano que toca Don Pedro Barbieri, que es un brillante músico santiagueño; el bajo lo toca Daniel Sorroche y la percusión Marcelo Fernández. También participó Rodrigo Crámaro tocando el violín, estuvimos todos cantando unos coros fantasmagóricos espantosos pero fue muy lindo; y se acoplaron amigos que ya tienen su camino hecho y sus méritos como Liliana Herrero, que cantó un pedazo de “Salitral”; Raúl Carnota que cantó “Por seguir”; Rubén Cruz que cantó conmigo; el “Cabezón” Paz que es una institución santiagueña, que cantó una vidala histórica de los Hermanos Agüero. Todos compartieron este trabajo, Juan y Ramón Antuz fueron los que le dieron forma definitiva a la cosa y un color profesional.
¿Quien va a distribuir esto? quien sabe… ¿y a quien le va a interesar? no sabemos…al que le interese lo va a disfrutar y al que no, no le va a dar bola. Ojala alguien nos ayude a distribuir los diez discos que pensamos vender (risas). No fue hecho pensando que va a ser disco de oro o de platino, fue hecho porque era una necesidad de expresarse y de quienes participaron de compartir, todos quisieron compartir la necesidad de expresarme que yo tenía y documentar las cosas como uno las ve. Yo creo que hay que tener el coraje de mostrar las cosas como uno las ve y no como otros quieren que las vea.

- Carlos Marrodán y la chacarera.
- Yo a la chacarera la amo realmente, es un invento increíble del santiagueño. Pero yo la hago como la veo yo, no como la ven Los Manseros; me encantan Los Manseros, pero me parece que la chacarera como la ven Los Manseros la tienen que hacer Los Manseros; porque si yo hago una chacarera como Los Manseros, mejor que la hagan ellos. Y no es por diferenciar, es simplemente porque soy diferente, todos somos diferentes. A lo mejor Onofre Paz y yo la vemos iguales a la chacarera, pero Paz la hace de una forma y yo de otra. El cariño, el compromiso, la comprensión del que canta y hace la chacarera puede ser la misma, la expresión no. Yo la expreso a la chacarera como la siento, como la veo y yo la veo así. A lo mejor, yo soy un idiota o un astigmático. Bueno, serán chacareras astigmáticas, lo que yo creo es que no hay que encorsetar nada, porque lo que no evoluciona se muere; mirá lo que les pasó a los dinosaurios por no evolucionar…entonces, para evitar que la chacarera sea un mamut hay que dejarla libre, que retoce, que ande, quererla mucho, hacer las cosas por la chacarera no por lo que la chacarera te puede dar. Mirá Peteco Carabajal, la deja ir a la chacarera, la hace fenomenal y a todos nos gusta; sin embargo, es muy personal su visión y a lo mejor gracias a Peteco la chacarera no se va a morir y quizás gracias a unos que metieron un corsé e hicieron que las cosas sigan repitiéndose igual, algunas cosas se murieron, no sé, quizás. No soy filósofo pero me parece que por ahí va la cosa, querer mucho lo que se hace y dejarlo libre, como a los hijos.

Enviar a:
  • Digg
  • del.icio.us
  • MisterWong
  • BlogMemes
  • Furl
  • Ma.gnolia
  • Reddit
  • Technorati

14 Respuestas para “Entrevista a Carlos Marrodán.”


  1. Gravatar Icon 1 belen Sep 16th, 2008 at 3:22 pm

    me parece genial lo que dice carlos marrodan, ” lo que no evoluciona se muere ”

    es asi ..

    y realmente es una pena que no pueda dedicarse a la musica y deleitarnos con su arte.

    Exitos!!

  2. Gravatar Icon 2 guillermo Dic 11th, 2008 at 10:32 am

    y ahi está, po´

  3. Gravatar Icon 3 cesar Ene 23rd, 2009 at 8:00 pm

    Un gusto leer las opiniones de Marrodan. Un exelente músico escondido en la vida. Espero que de alguna manera me llegue ese disco.

  4. Gravatar Icon 4 Eduardo Ene 28th, 2009 at 9:58 pm

    Por el año 68 el negro Marrodán era alumno de 5° año en la Escuela Normal Mariano Acosta. Ese año se recibió de maestro. Yo estaba en 4° año y disfrutaba mucho de la actuaciones que Carlos hacía con un conjunto folklórico que había creaodo con otros compañeros de la escuela. Mas tarde uo de mis amigos más queridos,Jorge, integró una de las formaciones del negro. Con Jorge le seguimos los pasos y atesoramos el disco que hizo co el Grupo Vocal Argentino. Desde Buenos Aires le mando un fuerte abrazo.

  5. Gravatar Icon 5 María Helena Sofía Feb 3rd, 2009 at 12:38 pm

    Hola, me gustó mucho la entrevista publicada. Te cuento que yo hago una revista digital destinada a recopilar el Cancionero popular, y tiene una sección de entrevistas. me gustaría poder publicar esta en algún número futuro. Conéctate conmigo, si puedes, gracias. La revista se llama La Yupanqui y es enviada a más de mil receptores de la web.
    Un abrazo, María Helena

  6. Gravatar Icon 6 carlos suarez Mar 4th, 2009 at 5:52 pm

    Tuve la oportunidad de trabajar en varios shows con Carlos, le gusta buscarle la tercer pata al suri , y ese afan lo lleva a resultados insospechados . creo que somos muchos los que estamos a la espera de escuchar sus nuevos trabajos .

  7. Gravatar Icon 7 quique massara Ago 27th, 2009 at 4:24 am

    fui y soy un fanatico del estilo chango, tengo todo desde huanca, gva,mpa,la manija,etc.tambien tengo el octeto, me gustan mucho tus arreglos mas alla de las influencias lo tuyo no es copia es muy creativo,es cierto lo que decis de las chacareras sin el mboporo no pasa nada , pueden estar muy bien arregladas pero esa onomatopeya polifonica creada por el chango al menos a mi me mata. me da la sensacion ,y esto lo digo sin conocer demasiado el paño, no soy del ambiente,me da la sensacion de que no tenes el reconocimiento merecido ,tus arreglos son muy finos y tu sonido ha ido mas lejos que el del chango, como debe ser a un continuador,pero … creo que el gran secreto del GVA original era la dinamica mas alla de lo armonico yde esos montruos que eran Poppi, Galo,y el bajo insuperable de Batalle. igual que vos yo hubiera muerto por cantar con el GVA, tambien incursione como arreglador de grupos vocales a mediado de los setenta y sin copiar una nota eramos los huanca, mira si me identificare con vos,te felicito, sos mas grande que infinidad de famosos, un gran abrazo.

  8. Gravatar Icon 8 rulocapirote Oct 5th, 2009 at 4:33 pm

    Lo vi y oí en el centro cultural Virla de San Miguel de Tucuman hace una ponchada de años, cantó en aquella oportunidad “El Salitral” me conmovió y nunca pude olvidar a este médico y poeta capaz de componer semejante obra.

  9. Gravatar Icon 9 Horacio Nov 30th, 2009 at 10:41 pm

    Carlos trabajaba en una guardia medica en el Club Universitario de Bs. As. yo en la oficina,lo conoci alla por el año 77, perdimos contacto y por esas cosas de la vida hoy me encuentro viviendo en Canada ya hace casi treinta años.Realmente me gustaria contactarme con Carlos y revivir aquellos dias .Un abrazo

  10. Gravatar Icon 10 cachito Dic 1st, 2009 at 5:21 pm

    Querido Carlitos, hace mas de cuarenta años que no te vemos, pero siempre en las reuniones nos acordamos de vos.
    Sera que la vida sin palo ni piedras nos va ablandando y nos volvemos flojos y sensibleros, pero la cuestion es que nos acordamos de vos. Los muchachos del Mariano Acosta, te extrañamos. Y si alguna vez te dignas venir, los vamos a festejar. Reconozco que puede llegar a ser traumatico, dormirse y despertarse cuarenta años despues. Ver a la misma gente que uno dejo antes de acostarse(bueno, los que estan vivos todavia). Nunca fui amigo tuyo, solo compañero, pero a traves de tu obra, y de tu musica, llegue a apreciarte. Si no fuese asi no estaria escribiendote, un abrazo.

    Pd. Carlitos volve, te perdonamos

  11. Gravatar Icon 11 ismael roberto maldonado Dic 2nd, 2009 at 3:46 pm

    CArlos fué mi director en el Grupo Vocal Argentino, realmente es un gran tipo, un amigo del alma, me enseñó mucho y fué quién logró sacar mi registro más alto, es un genio el negro, lo felicito por ser el Director del Eva Perón, esa es su otra pasión. Carlos te mando un abrazo y te recuerdo, vivo en Luján y tengo ganas de formar un quinteto, me falta el arregldor. Te mando un beso a toda tu flia. Roberto

  12. Gravatar Icon 12 Eduardo F. Scrimini Feb 17th, 2010 at 11:35 am

    Comparto con Marrodan el hecho de no “encorsetar” la musica, sobre todo hablando de folclore argentino; yo lo conoci a Marrodan en su casa hace muchos años y suelo cantar un tema suyo : El Salitral. Desde aqui le mando un abrazo.

  13. Gravatar Icon 13 Diana Nov 6th, 2010 at 7:54 pm

    No soy muy adicta a las nuevas tecnologias pero esta vez la ventanita me permitio saber de mi gente querida, añorada, de sus sueños y de sus logros.
    Gracias por el excelente reportaje a Carlos Marrodan y a su trayectoria.
    Desde Montreal, Di

  14. Gravatar Icon 14 Fr'ias/Gasparrou Oct 28th, 2012 at 7:16 pm

    Te teníamos perdido y se me ocurrió googlearte. Qué linda sorpresa !!!!
    Felicitaciones y nuestro recuerdo y afecto.
    Josefina Frías de Gasparrou

Deje su comentario